Como un vendedor, un Asistente Virtual puede ser capaz de descubrir lo que desea el cliente y manejar una conversación animando al receptor para que no se distraiga o llevarlo hasta el momento de realizar la compra.

1. Beneficios e intereses

Si ya se conoce el segmento al que apunta una venta, el Asistente Virtual puede destacar los beneficios de sus productos, marca o servicio, formulando preguntas para obtener respuestas de acuerdo a los intereses y las intenciones de compra que tengan tus potenciales clientes.

2. Generando tutoriales fáciles de comprender

Un Asistente Virtual pueden automatizar tantas respuestas como conflictos posibles, donde un tutorial dinámico podría ayudar animando al cliente a seguir una secuencia que ayudará a resolver un problema.

Estas son solo dos formas en las que un Asistente Virtual puede incrementar las ventas de su negocio, además de fidelizar clientes optimizando los procesos gracias a sus propias preferencias.

Piénselo bien, invertir en un Asistente Virtual puede ser una gran idea.

Leave a comment