Lo clientes son muy sensibles a la atención. Si te quedas sin hacer algo, o lo haces tarde, el valor percibido de tu negocio es negativo.

La autenticidad y coherencia en un negocio consisten en diferenciar las necesidades reales de las irreales de los clientes potenciales.

Lo principal, tu potencial real, es lo que realmente puedes hacer para mejorar y lograr un servicio extraordinario.

Ser auténtico es el mayor valor para ser competitivos y para que los clientes amen tu negocio.