Es importante generar contenido propio y fomentar la interacción en clientes y seguidores (prospectos potenciales), así como distinguir qué hay dos tipos de contenidos propios:

– Contenido informativo. Formado por datos necesarios para conocer un negocio, marca, producto o servicio. Esto incluye horarios de atención, precios, y formas de pago entre otras cosas. Es información sencilla, pero necesita ser publicada de forma enriquecida.

– Contenidos de valor. Son todas las publicaciones que ayudan a construir o ampliar la experiencia de la marca en el mundo digital. Se trata de valores y sentimientos que queremos asociar a al negocio, marca, producto o servicio.

En el contenido de valor busca es crear empatía y un vínculo afectivo. Para ello es recomendable compartir tutoriales, videos, memes, infografías e imágenes que compartan un conocimiento, experiencia de la marca, y una imagen positiva.